jueves, 26 de diciembre de 2013

El Hobbit: La desolación de Smaug



Después de ver ayer La desolación de Smaug, si bien la película me ha gustado, me parece que esta nueva trilogía esta muy por debajo del Señor de los Anillos en calidad, que no en espectacularidad.

Y ese es precisamente para mi su mayor problema, la película trata de ser todo lo espectacular que puede, llenando la pantalla de constantes batallas a cual más espectacular. Si bien la primera entrega de esta nueva trilogía se centraba mas en el desarrollo de los personajes esta entra de lleno desde el primer momento en la acción.

Tengamos en cuenta que Peter Jackson esta adaptando una novela de poco mas de 200 paginas en tres películas de no menos de dos horas y media cada una. Lo cual redunda en que para llenar esta ingente cantidad de metraje deba inventar nuevos personajes como la elfa Tauriel o que introduzca de nuevo a Legolas que no aparece en el libro con el simple pretexto de que es el hijo de Tranduil y por esa época seguro que andaba por ahí.  Algunos de estos nuevos acontecimientos introducidos por Jackon que no aparecen en la novela original están destinados sobre todo a dar una continuidad a la trilogía del Hobbit con la de el Señor de los Anillos. En las novelas la relación va poco mas alla de la presencia del anillo único, si solo tomamos el propio Hobbit y el Señor de los anillos sin posteriores añadidos a base de preludios, apéndices y demás..

Como digo la película me ha gustado desde el punto de vista de que su pretensión va poco mas alla de ser un gran entretenimiento visual y hay es un éxito total, los decorados como siempre son soberbios y las razas están bien definidas en su aspecto y ambientación y que decir sobre todo del gran dragon Smaug, visualmente es perfecto tanto en su aspecto como en sus movimientos.

Sus fallos vienen por la parte de la profundidad de los personajes, en esta segunda parte apenas se profundiza en las motivaciones o sentimientos de ningún personaje, solo un poco en Thorin Escudo de Roble, a diferencia del señor de los anillos donde todos los personajes resultaban mas creibles y no solo al servicio de la acción. Y para mi el otro gran fallo es que el abuso de las escenas de acción lleva que Legolas en algunos momentos parezca Spiderman con un arco, por su forma de moverse y saltar, es aun mas exagerado que en el señor de los anillos, y no hablemos de los enanos que parecen acróbatas del Circo del Sol. Eso es lo que menos me ha gustado de la película, me gustaría que las distintas razas fueran un poco mas fieles al espíritu original de las novelas, un enano es un tanque incansable pero torpe hasta cierto punto no alguien capaza de dar saltos de varios metros. Recordemos aquella escena de las dos torres en la que Gimly necesitaba ayuda para saltar poco mas de tres metros en el abismo de Helm.

De todas formas si obviamos esto y solo queremos de un buen cine de acción si mayores pretensiones entonces la película funciona perfectamente y no defraudara a nadie.

No hay comentarios: